queque de fresa con fondant de marshmallows

18 DICIEMBRE
Numar
Rinde
4 porciones
Calificación
Sin votos (todavía)
Chef
no indicado
IMPRIMIR
Compartir

Los ingredientes

Para el queque de fresa: 2 tazas de harina 2 cucharadas plus adicional (separados) 2 cucharadita de polvo para hornear 1/2 cucharadita de sal 3 huevos grandes 1 1/2 tazas de azúcar 1 taza / 8 oz de yogurt natural 1/4 taza de Numar Clásica derretida 1 cucharadita de vainilla El jugo de 1 limón o unas 3 cucharadas Ralladura de 1 limón 1 1/2 tazas de fresas frescas picadas Para el fondant de marshmallows: Entre 250 y 300 gramos de marshmallows blancos 1/4 de taza de agua 1 kg de azúcar refinada 1/4 cucharadita de esencia de naranja Colorantes del color que desee

La preparación

Precalentá el horno a 350F/180C. Engrasá un molde redondo con un poco de Numar y un poco de polvo de harina. En un tazón grande, cerní la harina, polvo de hornear y la sal. Poné a un lado. Batí los huevos hasta que se mezclen. Si estás utilizando batidora aumentá la velocidad a media y luego agregá lentamente el azúcar hasta que la mezcla se vuelva suave unos 3 minutos más o menos. Usá una cuchara para añadir poco a poco el azúcar. Una vez que la mezcla esté suave, detené la batidora y añadí el resto de los ingredientes - el yogurt, la Numar, el jugo de limón, la ralladura de limón y la vainilla - y batí hasta que esté bien mezclado. Girá a la velocidad a la baja de nuevo y luego poco a poco agregá la mezcla de harina hasta que los ingredientes secos conviertan en húmedo. Mezclá las fresas picadas en 2 cucharadas de harina hasta que estén cubiertas. Detené la batidora y luego agregá suavemente las fresas. Transferí al molde preparado y horneá durante unos 40-45 minutos o hasta que un palillo de dientes salga limpio. Dejá enfriar en el molde durante al menos 30 minutos antes de transferirlo a una rejilla para enfriar completamente. También podés optar por dejar que se enfríe completamente en el molde para asegurarse de que el pastel se quita fácilmente y ninguna parte queda en el molde. Recordá que el pastel no tiene mucha grasa, por lo que es un poco más denso (pero no pesado) que su pastel de costumbre. Para preparar el fondant de marshmallows: En un tazón colocá los marshmallows y el agua. Llevá al microondas por 1.30 minutos en máxima potencia o colocá en baño maría hasta que la mezcla se derrita. Si lo hacés en el micro tenés que estar pendiente cuando haya pasado un minuto, parar, revisar y mezclar, meter medio minuto más y revisar hasta que se derritan, por lo que según la potencia de tu microondas podría necesitar medio minuto más. Retirá del micro o del baño María y agregá 4 tazas de azúcar en polvo poco a poco. Podés amasar en una mesa espolvoreada con azúcar en polvo. Cuando la pasta esté lista no se te pegará en los dedos. Para usarla tiene que estar completamente fría, así que la podés colocar en una bolsa plástica y dejarla reposar un rato, entre más tiempo mejor. Si tenés algún tema especial para decorar podés teñir partes de la pasta con los colores que necesités. Cuando la utilicés tenés que aplanar con un bolillo y cortar con las figuras que necesités. Si querés forrar un queque tenés que aplanar suficiente pasta y luego cubrir el queque cuidando que no queden arrugas (a menos de que esa sea la idea de decoración), luego cortar los sobrantes y decorar al gusto. Es importante que antes de cubrir la torta con el fondant le coloqués al queque una capa de crema chantillí espesa pero delgada.

Recetas Relacionadas

QUEQUE DE FRESA CON FONDANT DE MARSHMALLOWS

Ingredientes

Para el queque de fresa: 2 tazas de harina 2 cucharadas plus adicional (separados) 2 cucharadita de polvo para hornear 1/2 cucharadita de sal 3 huevos grandes 1 1/2 tazas de azúcar 1 taza / 8 oz de yogurt natural 1/4 taza de Numar Clásica derretida 1 cucharadita de vainilla El jugo de 1 limón o unas 3 cucharadas Ralladura de 1 limón 1 1/2 tazas de fresas frescas picadas Para el fondant de marshmallows: Entre 250 y 300 gramos de marshmallows blancos 1/4 de taza de agua 1 kg de azúcar refinada 1/4 cucharadita de esencia de naranja Colorantes del color que desee

Preparación

Precalentá el horno a 350F/180C. Engrasá un molde redondo con un poco de Numar y un poco de polvo de harina. En un tazón grande, cerní la harina, polvo de hornear y la sal. Poné a un lado. Batí los huevos hasta que se mezclen. Si estás utilizando batidora aumentá la velocidad a media y luego agregá lentamente el azúcar hasta que la mezcla se vuelva suave unos 3 minutos más o menos. Usá una cuchara para añadir poco a poco el azúcar. Una vez que la mezcla esté suave, detené la batidora y añadí el resto de los ingredientes - el yogurt, la Numar, el jugo de limón, la ralladura de limón y la vainilla - y batí hasta que esté bien mezclado. Girá a la velocidad a la baja de nuevo y luego poco a poco agregá la mezcla de harina hasta que los ingredientes secos conviertan en húmedo. Mezclá las fresas picadas en 2 cucharadas de harina hasta que estén cubiertas. Detené la batidora y luego agregá suavemente las fresas. Transferí al molde preparado y horneá durante unos 40-45 minutos o hasta que un palillo de dientes salga limpio. Dejá enfriar en el molde durante al menos 30 minutos antes de transferirlo a una rejilla para enfriar completamente. También podés optar por dejar que se enfríe completamente en el molde para asegurarse de que el pastel se quita fácilmente y ninguna parte queda en el molde. Recordá que el pastel no tiene mucha grasa, por lo que es un poco más denso (pero no pesado) que su pastel de costumbre. Para preparar el fondant de marshmallows: En un tazón colocá los marshmallows y el agua. Llevá al microondas por 1.30 minutos en máxima potencia o colocá en baño maría hasta que la mezcla se derrita. Si lo hacés en el micro tenés que estar pendiente cuando haya pasado un minuto, parar, revisar y mezclar, meter medio minuto más y revisar hasta que se derritan, por lo que según la potencia de tu microondas podría necesitar medio minuto más. Retirá del micro o del baño María y agregá 4 tazas de azúcar en polvo poco a poco. Podés amasar en una mesa espolvoreada con azúcar en polvo. Cuando la pasta esté lista no se te pegará en los dedos. Para usarla tiene que estar completamente fría, así que la podés colocar en una bolsa plástica y dejarla reposar un rato, entre más tiempo mejor. Si tenés algún tema especial para decorar podés teñir partes de la pasta con los colores que necesités. Cuando la utilicés tenés que aplanar con un bolillo y cortar con las figuras que necesités. Si querés forrar un queque tenés que aplanar suficiente pasta y luego cubrir el queque cuidando que no queden arrugas (a menos de que esa sea la idea de decoración), luego cortar los sobrantes y decorar al gusto. Es importante que antes de cubrir la torta con el fondant le coloqués al queque una capa de crema chantillí espesa pero delgada.